• Sol Olvera

Ahora se llamarán Píos y Napos... lo tienen bien merecido


El presidente de México ha dicho que no quiere más Lozoyas y Garcíalunas, refiriéndose así a quienes han sido acusados de corrupción, pero...


Ya no son Lozoyas, Garcíalunas, mandamases, como Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, nombra a los funcionarios de sexenios pasados que hoy están involucrados en temas de corrupción y lavado de dinero; ahora se llaman Pío López Obrador y Napóleón Gómez Urrutia.

En todos lados y en todos los sexenios se cuecen habas, y también en todos los sexenios se vale cantar “Te voy a cambiar el nombre en base a lo que has traído”, como dice la canción “Secreto de amor”, de Joan Sebastian, sólo que en el sexenio de la 4T se cantará: “Ahora te llamarás Pío y ‘Napo’, lo tienen bien merecido”...

Y sí, Pío López Obrador, hermano del presidente de México, y Napoléon Gómez Urrutia, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), son los Lozoyas y Garcíalunas de la actual administración... lo tienen bien merecido.

En el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna fue el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, actualmente, se encuentra detenido en Estados Unidos, acusado de nexos con el Cartel de Sinaloa, situación por la que López Obrador ha protagonizado dimes y diretes con el expresidente panista.

En la administración de Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya, quien fue director de Petróleos Mexicanos, también cometió errores que hoy lo tienen vinculado a proceso por los delitos de uso de recursos de procedencia ilicita, asociación delictuosa y el de cohecho en el caso Odebrecht.

García Luna y Lozoya están en el ojo del huracán por, supuestamente, recibir sobornos, pero que alguien le diga al presidente López Obrador que Pío y ‘Napo’ también “lo tienen bien merecido”, pues el primero ya fue visto en dos videos supuestamente recibiendo dinero para la campaña de AMLO, quien en ese momento era dirigente nacional de Morena.

Napoleón Gómez Urrutia, por su parte, está acusado de desviar a sus cuentas personales 55 millones de dólares que debían ser entregados a los ex trabajadores de Minera Cananea, además, el dinero de las cuotas de los trabajadores mineros las usa para supuestos apoyos al Comité Ejecutivo Nacional, que no es más que el pago de costosos abogados que lo defieden para que la justicia no lo toque.

Y puedo cambiarte el nombre, pero no cambio la historia, te llames como te llames, para los mexicanos, Pío y Napo son los corruptos... Así termina la versión de “Secreto de amor” en la 4T.

3 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon