• don urbano

Comerciantes esperan que este 10 de mayo suban las ventas



Tras el avance en la vacunación familias se sienten más seguras para reunirse a celebrar a las mamás en su día, mientras que restauranteros y floristas esperan que los festejos ayuden a reactivar ambos sectores que han sido de los más golpeados por el cierre de actividades a causa de la pandemia mundial. La señora Alicia Magallón Villaseñor de 67 años de edad se reunirá este diez de mayo con sus hijos Vanessa y Alfredo Varela para festejar. “Estamos más tranquilos porque ya todos estamos vacunados”, cuenta Vanessa de 42 años quien viajó a Estados Unidos para inmunizarse. Su hermano recibió la vacuna en México por ser paramédico, mientras que su madre ya cuenta con la primera dosis de AstraZeneca. También para Elsa Barrientos el avance en la vacunación de las personas de la tercera edad le ha permitido relajar un poco las medidas sanitarias. “Yo sí festejaré a mi mamá, el año pasado ni la vi y gracias a Dios ya está vacunada con las dos dosis”, dice emocionada. En cambio Sabina Noriega prefiere guardar los abrazos y los festejos para evitar contagios. No quiere volver a pasar por la tragedia de las fiestas de fin de año cuando la familia completa se reunió para convivir, todos se contagiaron y murió la abuela paterna. Por eso ella dice tajante: “yo siempre la festejo, este año no iré a verla aunque ya esta vacunada”. En el tradicional mercado de Jamaica desde el viernes pasado, los floristas preparaban los arreglos florales con la esperanza de que subieran las ventas. El año pasado estuvieron cerrados para el día de las madres a causa de la crítica situación que se vivía entonces respecto a los contagios y hospitalización en la capital del país. “Ya nada más estamos esperando el día para siquiera reponernos, porque este año ha estado muy mal, las flores no se han vendido”, cuenta Jovita Romero, vendedora, quien recuerda cómo en 2020 tuvieron que tirar las flores ante el cierre del mercado. “No había a quien venderle el producto”. Para los floristas ha sido un año complicado económicamente por la prohibición de realizar eventos sociales y las limitaciones para los funerales. Este año, floristas y restauranteros esperan que con el avance de la vacunación las celebraciones del Día de las Madres les ayuden a reponerse económicamente. “Tenemos la esperanza de que se venda un poquito más. Los esperamos aquí en el mercado de Jamaica para que lleven sus flores, que haya un poquito más de alegría”, dice Romero, quien lleva cinco décadas en el mercado sin vivir un año tan duro. Ambos sectores sufrieron despidos o recortes de jornadas de los trabajadores a causa de las pocas ventas. La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) contabiliza que 7 mil 500 restaurantes quebraron por la pandemia y se perdieron 60 mil empleos. “Yo no siento que vaya a ser el mejor 10 de mayo que tengamos”, asegura Manuel Nuñez, restaurantero que se ha sentido olvidado por el gobierno ante la crisis de la pandemia. El empresario denuncia la falta de apoyos gubernamentales para el pago de renta, nómina, luz e IMSS. “El Seguro Social ahorita tengo tres cuentas congeladas porque debemos bimestres”, refiere Nuñez. El empresario se ha tenido que endeudar para sostener la nómina y los gastos. Logró no despedir a nadie del restaurante en Polanco, pero debió ajustar la paga. Ahora los empleados cobran por día laborado y se les llama dependiendo del flujo de clientes. Ante el panorama, la celebración del día de las madres podría ser una bocanada de aire. La Canirac en la Ciudad de México prevé un incremento en las ventas del 300 por ciento para esa fecha. “Nos puede ir bien porque las mamás pues ya son edad avanzada, son de las más vulnerables, y ya están vacunadas”, dice Nuñez esperanzado. Este 10 de mayo los restaurantes operarán con medidas sanitarias como aforos del 40 por ciento en interiores, horarios limitados hasta las 22 en interiores, 23 horas en exteriores, filtros sanitarios y bajo nivel de música.

1 view0 comments