• Sol Olvera

Ebrard responde 6 horas después al llamado del papá de Lucía



Esta madrugada, Walter Rupprecht pidió apoyo a las autoridades luego de que su hija perdiera la batalla contra el cáncer, en Suiza.


Casi a las 9:30 de la mañana, hora de Suiza, (3:26 de la madrugada de este viernes en México), Walter Rupprecht, papá de la pequeña Ana Lucía, escribió un tuit que estremeció a los mexicanos. Pidió ayuda al gobierno de México; seis horas después le respondió el canciller Marcelo Ebrard.

El padre de la niña de tres años que padecía leucemia aguda escribió en la red social que, después de que su corazón no respondió y los demás órganos dejaron de funcionar, desconectarían a Ana Lucía de la máquina que la tenía viva, en Suiza, país al que se fueron para que ella recibiera un tratamiento que la curara.

A las 11:26 horas de este jueves, en Twitter, Rupprecht agradeció las muestras de apoyo y reprochó que la muerte de Ana Lucía pudo evitarse si en México tuvieran el medicamento necesario para su tratamiento, y pidió ayuda para los gastos funerarios.

Los padres de Ana Lucía, ambos profesores en Cuautla, Morelos, han estado informando lo que ha pasado con su hija a través de Twitter, donde la madrugada de este viernes 24 de julio, a las 3:26 horas (México), 9:26 de la mañana en Suiza, él pidió al canciller Marcelo Ebrard que los ayude para que el cuerpo de la pequeña vuelva a este país.

Seis horas y media después, el canciller Marcelo Ebrard que lamenta mucho lo que está sucediendo, y turnó el tema a la embajadora Cecilia Jaber.

En el tuit de “Walter, Papá de Lucia” de esta madrugada, se lee que la pequeña sería desconectada a las 3 de la tarde, hora de Suiza, es decir, 9 de la mañana de México, por lo que, para cuando Marcelo Ebrard contestó el mensaje, ya habían pasado seis horas y media de la petición de Rupprecht.

El pasado 28 de enero, Walter Rupprecht y su hija Ana Lucía viajarán rumbo a Zúrich, Suiza, luego de que en el Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE no le brindaran los medicamentos para curar el cáncer que padecía desde el año pasado.



Tras cuatro meses de desabasto en nuestro país, los padres de Ana Lucía decidieron vender sus propiedades, pidieron préstamos, organizaron rifas y recibieron donaciones, sólo así pudieron ir en busca de un futuro mejor para su hoja.

Además de la falta de medicamentos, Walter Rupprecht y su esposa, Rosalba Contreras, vivieron el dolor de que Ana Lucía luchara contra un shock anafiláctico después de que le suministraran un lote de mala calidad de L-Asparaginasa, en la Ciudad de México.

11 mil

pesos mensuales, aproximadamente, gastarían los papás de Ana Lucía en el tratamiento de su hija en Zúrich.

Walter Rupprecht, quien tiene nacionalidad suiza, pidió ayuda al gobierno de su país para que lo ayudaran a recuperar la salud de su hija. El jefe de Hematología del Hospital de los niños Zúrich en Suiza, le respondió que con sólo registrar a la niña obtendría un seguro equivalente a 4 mil 200 pesos mensuales, lo que harpía posible que ella recibiera quimioterapias. Así fue como esta familia vivió estos casi seis meses en ese país.

En varios mensajes de Twitter, Rupprecht ha denunciado la indiferencia del gobierno de México, en principio, por el desabasto de medicamentos oncológicos, pues esa fue la razón por la que la pequeña Lucía no mejoraba.

Muchos mexicanos se unieron en oraciones cuando Walter publicaba en la red social, de hecho, algunos tuits fueron tendencia, sobre todo el que enteró a todos de que se irían de México para encontrar la cura a la leucemia aguda de Ana Lucía.

“Nos vamos tristes pero con mucha esperanza de que mi hija estará muy bien. Les enviamos un fuerte abrazo y esperamos que nos acompañen en esta nueva etapa.”
Walter Rupprecht, minutos antes de volar hacia Suiza.

En seguida, Ana Lucía buscó la mirada de su papá y le preguntó: “¿Ya no vamos a llorar?”. Entonces, él volvió a agradecer a las personas que los ayudaron, pero con lágrimas en los ojos y voz entre cortada.


35 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon