• Sol Olvera

El fantasma de René Gavira, sigue operando en Segalmex



Aunque físicamente no ésta, el exfuncionario continúa moviendo hilos en la dependencia.

A pesar de su renuncia como director de Administración y Finanzas, René Gavira sigue operando en Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), sin importar las denuncias en su contra por supuestos manejos irregulares.

Gavira fue secretario particular del priista Adrián Rubalcava Suárez cuando éste fue Delegado en Cuajimalpa (hoy Alcaldía en cuyo cargo está el mismo político) de 2012 a 2015. En ese periodo, varios medios informativos y periodistas fueron amenazados y acosados con la utilización de la infraestructura de ese poder local.

De manera discreta y silenciosa, el ahora exfuncionario dejó su cargo el 30 de junio con una carga de 66 por ciento de contratos directos, donde habría beneficiado a empresas con mal desempeño en el pasado o amigos de Enrique Peña Nieto, como Eduvigildo Carranza, dueño de Pescados Industrializados (Pinsa); el ex diputado priista, Luis Humberto Montaño García (también cercano a Luis Videgaray), dueño de Lumo Financiera del Centro, así como adversarios políticos de Andrés Manuel López Obrador, como Claudio X. González -dueño de Kimberly Clark-.

A pesar de todo, se reveló de manera anónima que, Carlos Weber, va hablando a nombre de Gavira como si fuera aún el hombre fuerte de Segalmex para pedir favores para diferentes grupos de interés del Bajío.

¿Estará al tanto de esto Ignacio Ovalle, el director de Segalmex? Desde su llegada, diversos medios y columnistas han señalado que, aunque Gavira era el director de Finanzas, despachaba como un director adjunto, y confeccionó una sólida red.

Entre las posibles irregularidades donde está involucrado Gavira se señala que validó procesos para rentar automóviles a un precio superior que si los hubieran comprado. La operación fue a través de un contrato con la empresa Lumo Financiera del Centro SA de CV Sofom ENR, que entró en vigor el 1 de enero y vence el 31 de diciembre de 2023.

El “arrendamiento de vehículos terrestres de carga y gran carga” solicitado tiene un costo de 742 millones 787 mil 980 pesos. De acuerdo a la Silla Rota, los vehículos terrestres de carga son 60 “sedán básico de cuatro puertas” que fueron arrendados, cada uno, en 244 mil 80 pesos sin incluir Impuesto al Valor Agregado (IVA).

80 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon