• don urbano

El nepotismo de los Alcalde Luján a todo lo que da

En tiempos de Luisa María, secretaria del Trabajo y Previsión Social, no importa el mérito, sino el apellido.


Más que por su buen trabajo en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján es conocida por sus actitudes que han ido en contra de los principios y reglas que la 4T ha abanderado.


La vez que se subió a una moto y circuló en sentido contrario, o cuando, en plena pandemia, estaba en un súper mercado sin cubrebocas, todo es poco cuando se habla de la participación de sus familiares en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Casi una decena de integrantes de la familia de Alcalde Luján son servidores públicos con cargos de primer nivel en las Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Gobernación, Relaciones Exteriores, Función Pública, Hacienda y el DIF.



Pero el conflicto de intereses en esta familia tiene su origen en la vieja guardia. El padre de Luisa María, Arturo Alcalde Justiniani, ha sido asesor legal del Instituto Mexicano del Seguro Social y de la Universidad Autónoma Metropolitana, Chapingo y el Colegio de México.


600 mil pesos mensuales, aproximadamente, es la cantidad que recibe Arturo Alcalde Justiniani, asegura Teresa de Jesús Paz y Puente Florido, exsecretaria del abogado.


El colmo de que Luisa María trabaje en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social es que su padre no respete los derechos de los trabajadores, pues de acuerdo con una nota publicada por el portal de noticias contextodedurango.com.mx, Alcalde, a quien llaman abogangster laboralista, explota a sus propios empleados.


En una entrevista publicada en ese portal en junio de 2019, Teresa de Jesús Paz y Puente Florido, exsecretaria del abogado, cuenta que trabajó con él por más de 14 años. “Él dice que es defensor de los trabajadores, sin embargo, es una mentira, ya que realmente explotaba a sus propios trabajadores. En el despacho del licenciado Alcalde hay personas que no cuentan con seguridad social. Es decir, no cuentan con IMSS, ni con prestaciones de ley.


“Esto es tan fácil de comprobar que solicitando los emplazamientos a huelga de los sindicatos de los cuales es representante el licenciado, en todos ellos salen los abogados que son parte de su despacho y de ellos solamente dos cuentan con prestaciones y seguridad social, y una de ellas Ana Lilia Peña Martínez. Le dieron seguridad social porque tuvo un embarazo de uno de los socios del licenciado Alcalde”.

En la entrevista a Teresa de Jesús también resalta la evasión de impuestos del llamado abogangster laboralista: “Hay que aclarar que el despacho no estuvo constituido hasta apenas hace un año (es decir, en 2018), y por más de 35 años estuvo laborando sin pagar impuestos. De hecho, todos los juicios y cobros de honorarios los pedía en efectivo para no tener que aportar nada a Hacienda. Lo único que sí tenía que reportar son las ‘igualas’ de los sindicatos de los cuales es representante”.


De acuerdo con Teresa de Jesús Paz y Puente Florido, Arturo Alcalde les pagaba a sus dos secretarias siete mil pesos al mes, y a los abogados, ocho mil pesos. A la señora que le realiza la limpieza sólo le paga tres mil pesos al mes. “Se aprovecha de la necesidad de las personas para pagar esos sueldos miserables”, aseguró su exsecretaria.



¡Entérate!

La Ley Federal de Austeridad Republicana (expedida y firmada por el presidente Andrés Manuel López Obrador el 14 de noviembre de 2019 y publicada el 19 de noviembre del mismo año) define en el artículo cuarto fracción IV al nepotismo como: “La designación, otorgamiento de nombramiento o contratación que realice un servidor público de personas con las que tenga lazos de parentesco por consanguinidad hasta el cuarto grado, de afinidad hasta el segundo grado, o vínculo de matrimonio o concubinato para que preste sus servicios en la misma institución, dependencia o ente público en que éste labore”.


96 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon