• Sol Olvera

En tiempos de covid-19, así son las despedidas



Jihad Al-Suwaiti subió a la ventana de un hospital para ver morir a su madre.


La imagen de Jihad Al-Suwaiti está dando la vuelta al mundo. El joven originario de Palestina no se rindió a lo que todos dicen: que si un familiar se contagia de covid-19 y lo internan en un hospital, si las cosas se complican no habrá oportunidad de despedirse.

Rasmi Suwaiti, la madre de Jihad Al-Suwaiti se contagió de covid-19, y estaba aislada en la unidad de cuidados intensivos de dicho centro de salud, por lo que el joven escaló un muro muy alto en un hospital y se sentó junto en el marco de la ventana para ver a su madre enferma y despedirse de ella.

La historia tuvo lugar en la ciudad de Beit Awa, en Cisjordania, en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Estatal de Hebrón, en donde estaban tratando por covid-19 a la madre de Jihad, de 30 años.

Rasmi Suwaiti tenía leucemia cuando dio positivo a coronavirus, por eso la ingresaron al Hospital Estatal de Hebrón, donde pasó sus últimos cinco días.

El portal de noticias Arabic Post entrevistó al joven, quien afirmó que intentó ingresar a la habitación cuando le avisaron que la salud de su madre estaba empeorando, pero no se lo permitieron; entonces, para despedirse de ella trepó la pared y se sentó junto a la abertura de la ventana.

“Me sentí impotente detrás de la ventana exterior de la sala de cuidados intensivos, observando sus últimos momentos."
Jihad Al-Suwaiti, joven palestino de 30 años de edad.

Jihad no se resignó a que su madre, de 73 años, muriera en la absoluta soledad de una habitación de hospital; la mujer pudo ver a su hijo antes de morir.


Después de que esta historia se viralizó, Mohamad Safa, un activista de derechos humanos y diplomático de la Organización de las Naciones Unidas, hizo una mención especial en su Twitter:


5 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon