• don urbano

Explosiones por Gas LP son una constante en México, Gas Natural es una alternativa más segura

El día 2 de marzo se registró la explosión de un autotanque distribuidor de Gas Licuado de Petróleo (LP) en Texcoco, Estado de México. La semana anterior, en la capital de Puebla, aconteció una explosión derivada del mal estado de un tanque de Gas LP. Incidentes de este tipo son una constante que puede evitarse si se apuesta por ampliar el uso de Gas Natural dado que es un energético más seguro y confiable.


De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el 79% de los hogares mexicanos usa el Gas LP en sus actividades cotidianas. Sin embargo, por sus características el Gas Licuado de Petróleo (LP) es un energético de alto riesgo.


El Gas LP se produce en estado Gaseoso no obstante pasa por un proceso de transformación, para ser transportado en estado líquido, mediante el cual se comprime y enfría (por lo cual se le dice licuado).


Al estar en estado líquido se busca que sea posible transportarlo con mayor facilidad. Una fuga de GLP líquido es considerada mucho más peligrosa, ya que al pasar de líquido a gas (cuando expulsa vapor), su volumen se multiplica por un factor superior a 200.


A causa de esto, en caso de fuga, se desprende vapor que resulta más pesado que el aire y tiende a acumularse en espacios reducidos o zonas bajas. El vapor tenderá a bajar al suelo con el riesgo de que pueda encontrar una fuente de ignición mientras se mantiene dentro de sus límites de inflamabilidad.


Como se ha mencionado existe un importante factor de riesgo en los procesos de almacenamiento y transporte de GLP, dicho problema no se presenta en torno al Gas Natural. Económicamente los costos del uso del Gas LP son más altos tanto para los consumidores y para el conjunto de la sociedad si se consideran las afectaciones constantes.


En contraparte, el Gas Natural no adolece de estos problemas por dos razones: 1)Su transportación se realiza de forma subterránea en cumplimento estrictas normas y 2)Al mantener su condición de Gas se dispersa en el ambiente y no se acumula fácilmente.


En caso de una fuga de Gas Natural, al ser más ligero que el aire, tiene una tendencia a elevarse y por ende a dispersarse en el aire. Adicionalmente hay que considerar que existe normativa estricta para la instalación de ductos que transportan Gas Natural en las ciudades.


Tanto las empresas privadas como el Gobierno deben realizar estudios técnicos complementarios que prevean factores geológicos y de sismicidad a nivel local. Por su parte la NOM-002-SECRE-2010 es una normativa que establece los requisitos mínimos de seguridad que deben cumplirse en el diseño, materiales, construcción, instalación, operación, mantenimiento y seguridad de las instalaciones de Gas Natural.



195 views0 comments