• Sol Olvera

Funcionarios de la 4T, en la mira


Napoleón Gómez Urrutia y Zoé Robledo no están quedando bien parados en el gobierno de AMLO.


A pesar de que el sondeo del Inegi reveló que se duplicó la confianza de la ciudadanía en el gobierno federal, por encima de los otros dos órdenes de gobierno, el estatal y el municipal, en la realidad, la llamada Cuarta Transformación pasa por alto evidencias que, por lo menos, hacen sospechar de personajes cercanos.

Nadie puede negar que el combate a la corrupción es uno de los temas que los mexicanos exigen que se castigue con mayor fuerza, pero a pesar de la llegada del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien tomó como bandera la lucha contra este delito, en el país todavía no se logra sentir alguna disminución en el tema, por el contrario.


La Encuesta Nacional de Calidad de Impacto Gubernamental del Inegi reveló que las víctimas de actos de corrupción en la prestación de servicios básicos creció 7.5% entre 2017 y 2019. Este indicador señaló que la tasa de prevalencia de corrupción pasó de 14 mil 635 víctimas por cada 100 mil habitantes en 2017 a 15 mil 732 en 2019.


A pesar de que el sondeo del Inegi reveló que se duplicó la confianza de la ciudadanía en el gobierno federal, por encima de los otros dos órdenes de gobierno, el estatal y el municipal, en la realidad la llamada Cuarta Transformación pasa por alto evidencias que, por lo menos, hacen sospechar de personajes cercanos al mandatario mexicano, como Manuel Barlett, director de CFE; Napoleón Gómez Urrutia, líder minero y senador; Zoé Robledo, director del IMSS; Irma Eréndira Zandoval, titular de la SFP, justamente la dependencia encargada de indagar casos de corrupción.

Bartlett, el inmobiliario

De acuerdo a la investigación de la Secretaría de la Función Pública, encabezada por, Irma Eréndira Sandoval, el expriista no es responsable de incurrir en conflicto de interés, ni de haber omitido aspectos en su declaración patrimonial, tampoco de tráfico de influencias.

Una investigación periodística señaló a Bartlett de poseer, a través de familiares y prestanombres, 25 propiedades, algunas ubicadas en Lomas de Chapultepec, la Roma, Reforma y Polanco, con un valor aproximado de 800 millones de pesos, siendo que en su declaración patrimonial detalló que su patrimonio asciende a 51 millones de pesos y tiene ingresos anuales por 11 millones.

Napoleón Gómez Urrutia, el defraudador minero

Desde hace dos años, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCyA), emitió un laudo que obliga al senador Gómez Urrutia a pagar 55 millones de dólares que no entregó a extrabajadores de Cananea como indemnización cuando la mina fue privatizada.


De acuerdo con un análisis, el monto que debe pagarse a los afectados se elevaría a 100 millones de dólares, por el pago de intereses aplicados durante el tiempo que el líder del gremio se ha tardado en cubrir el adeudo.

Zoé Robledo, el facilitador de la familia

El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) benefició a una empresa de su hermano, Gabino Robledo Aburto, con Monitoreo de la Información y Publicidad S.A. de C.V., al otorgar un contrato de adjudicación directa el 15 de abril de este año por 287 mil pesos.

Desde 2019, Media Solutions, casa matriz de Monitoreo de la Información y Publicidad, ya había ganado contratos durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador, a través del Banco del Bienestar, el gobierno de Puebla y el instituto que Zoé dirige. A pesar de la evidencia, hasta el momento, no se ha sancionado o dado información sobre la investigación gubernamental.

Irma Eréndira Sandoval, los regalos inmobiliarios

La misma persona encargada de investigar y sancionar los temas de corrupción al interior del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no pudo explicar con claridad cómo ella y su pareja, John Ackerman, incrementaron su patrimonio inmobiliario en nueve años, y que la funcionaria recibió un predio "gratis" por parte de la CDMX, durante la administración de Marcelo Ebrard, actual titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el cual hoy costaría más de 6 millones de pesos.

Pío López Obrador, el receptor de 'donaciones'

En un video difundido por la página LatinUS, Pío López Obrador, hermano del presidente, presuntamente recibiendo dinero para la campaña presidencial 2018 de parte de David León Romero.

León Romero, propuesto por el mandatario como director de la empresa para distribución de medicamentos, reaccionó en redes y aceptó que recolectó recursos para Morena en 2015, cuando era consultor, no funcionario público, y adelantó que no tomará protesta a su nuevo cargo para no afectar al gobierno de López Obrador.

El Ejecutivo federal solicitó tanto a su hermano como a León no ampararse y dar la cara para cualquier tipo de investigación.

9 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon