• don urbano

Línea 12 deficiencias en la construcción causa del desplome


El gobierno capitalino contrató a la empresa noruega DNV para llevar a cabo un peritaje sobre el desplome en la Línea 12 del Metro. En el reporte se destaca que el colapso se debió a una falla estructural asociada al menos a seis deficiencias en la construcción.


La estructura está sostenida por ‘pernos Nelson’, o pernos autosoldables, estos tienen la función de ser la soldadura de este producto al acero o estructura para actuar como una sola unidad la cual evita la perforación, el sellado y la debilitación de la estructura. Este tipo de pernos son comunes en obras como puentes, columnas, contenciones, estructuras y demás, según la página web de ‘Casa de los Tornillos’.


Las trabes son vigas de madera, cemento u otro material que sirve para reforzar y darle firmeza a una construcción, en particular para sostener techos o muros, de acuerdo con el Diccionario del Español de México.


Mientras que el llamado ‘control dimensional’ es un proceso que se sigue en obras como la de la Línea 12 en el cual, durante la construcción, se realicen controles para comprobar que las piezas usadas tienen las dimensiones exactas exigidas por el cliente, o al menos, que están dentro de la tolerancia permitida.


Y una soldadura de filete, común en la construcción, se realiza para unir dos miembros situados aproximadamente en ángulo recto el uno del otro (junta en T o junta en esquina), según un documento del Departamento de Ingeniería de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM.


La construcción estuvo a cargo de la empresa Ingenieros Civiles Asociados, en asociación con Alstom Mexicana y Carso Infraestructura y Construcción.


La obra arrancó a mediados de 2008 y se inauguró el 30 de octubre de 2012, en los últimos días como Jefe de Gobierno de Marcelo Ebrard.


La compañía noruega DNV sostiene que el objetivo del estudio es identificar qué fue lo que originó el percance (causa inmediata), así como detectar problemas sistémicos que, si se cambian, podrían evitar que ocurra un incidente similar.


El documento consta de 58 páginas en las que se hace una descripción detallada de las acciones que se han realizado a partir del 3 de mayo, cuando colapsó una trabe ubicada entre las estaciones Olivos y Tezonco (columnas 12 y 13) de la llamada Línea Dorada, lo que provocó la muerte de 26 personas y lesiones a más de 100.


Para ello se allegó no sólo de documentación oficial, de construcción y operación, sino que también realizó entrevistas a personal operativo del Metro, entre directores, gerentes, subgerentes, coordinadores, personal de seguridad institucional y operadores de los trenes.


La investigación que lleva cabo DNV se encuentra a la fecha en una fase preliminar y aún falta realizar dos fases, que incluyen la conclusión de la indagatoria sobre las causas inmediatas, así como el enfoque técnico para detectar fallas de raíz que todavía pueden solventarse para evitar nuevas tragedias.



DNV afirma que “continuará con la revisión de las evidencias documentales y de partes en los diferentes procesos a efecto de determinar la relevancia de cada uno de dichos hallazgos, así como su contribución con el incidente considerando las siguientes líneas de investigación: ¿El diseño ha sido apropiado para el sistema de la Línea 12? ¿Cumplieron los materiales de construcción con lo requerido por el diseño? ¿Cumplió la ejecución de la construcción con lo requerido por el diseño? Otros factores posiblemente contribuyentes tales como: operación, reparaciones y rehabilitaciones”.

4 views0 comments