• Sol Olvera

La opulencia de Napoleón y Polo Gómez Urrutia sostenida por trabajadores mineros


El senador por Morena y su hijo han acumulado una gran fortuna, a costa del trabajo de los mineros.


Apenas dos meses después de que Napoleón Gómez Urrutia tomó posesión como senador por Morena, se le olvidaron los postulados de austeridad y lucha social de su partido, y se hizo integrante de la comisión de Minería, para aprovechar el cargo a fin de apoyar a su hijo a crear una empresa dedicada a la exploración y explotación minera.

Gómez Urrutia amasó una fortuna durante sus oscuros manejos como líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, (STMMSSRPM) que incluye 12 años de autoexilio en Canadá, luego de ser acusado de malversación y fraude de 55 millones de dólares a trabajadores.

Una carrera de opulencia a costa de los mineros que se ve reflejada en su hijo Napoleón Gómez Casso, quien, a través de sus redes sociales, presume que sus 31 autos de lujo, incluso algunos de ellos de carrera y de alto rendimiento, tienen un valor superior a los 2 millones de pesos cada uno.

Entre los autos de alto nivel de riqueza que presume Polo, como le dicen sus amigos, se encuentra marcas como Audi, Mercedes Benz, Land Rover, Mustang, BMW, Porsche, Mitsubishi Lancer Evolution X y Nissan GT-R. Por si fuera poco, presume siete motocicletas, entre ellas una Ducati y otra BMW; además de dos cuatrimotos y seis bicicletas de alta gama.

De acuerdo al reportaje “El Emperador Napoleón”, Napito junior, tercera generación, se presenta como un empresario e inversionista, tras crear Exploraciones Rhino, una empresa minera; y Abstract Energy Holding, de corte energético, es decir, dedicadas a las dos industrias en las que su padre puede hacer o modificar las leyes, gracias a su posición en las comisiones de Energía y Minería del Senado.

La buena vida la heredó de Napito, quien, de acuerdo a una investigación periodística, cuenta con propiedades valuadas al menos en 150 millones de pesos, si se cuenta el departamento de lujo en Vancouver, Canadá, la residencia en Lomas de Chapultepec, en Ciudad de México, y el inmueble en Tepoztlán, Morelos.

Cabe recordar que el senador de Morena heredó en 2001 el sindicato minero, tras la muerte de su padre Napoleón Gómez Sada, conocido como “Napo”, y cinco años más tarde, ocurrió la tragedia de Pasta de Conchos en Coahuila, en la que murieron 65 mineros, cuyos restos aún no han sido recuperados.

En Canadá se autoexilió por 12 años, y desde allá, se reeligió dos veces como líder del sindicato minero mexicano, hasta que lo reivindicó Andrés Manuel López Obrador y lo hizo senador por Morena en 2018.

10 views0 comments

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon