• Sol Olvera

La subcontratación como opción ante la crisis del covid-19


Tanto empresas como trabajadores han sido terriblemente abatidos por la falta de ingresos y la suspensión de actividades.


Para quienes todavía dudan de que los efectos laborales y económicos del coronavirus han devastado a México, basta recordar un dato contundente: de mayo de 2019 a mayo de 2020 hubo una contracción económica del 21.6%, una cifra sin precedentes desde que se tiene registro.

Muchos mexicanos la están pasando muy mal. Esto no se reduce a un debate de posturas políticas. Minimizar los problemas sería la mejor vía para no resolverlos jamás.

Tanto los estudios más recientes del Inegi, esto es, las Encuestas Telefónicas de Ocupación y Empleo, como las investigaciones realizadas coyunturalmente para la pandemia, a saber, la Encuesta sobre el Impacto Económico y la Encuesta Telefónica sobre Covid-19 y Mercado Laboral, dan cuenta de que las empresas y los trabajadores comparten intereses, pues ambos han sido terriblemente abatidos por la falta de ingresos y la suspensión de actividades.

El coronavirus ha sido fulminante. Entre abril y mayo de este año se perdieron casi un millón de empleos formales ante el IMSS, y actualmente hay cerca de 16 millones de desempleados.

En 30%

de las viviendas, algún integrante perdió el trabajo por la pandemia.

65%

de ellas registró una disminución de ingresos.

Para estas familias hacen falta respiradores laborales, pues seguramente se están asfixiando entre las deudas y la falta de liquidez.

Los establecimientos atraviesan una situación semejante. Más del 90% de las empresas vieron disminuir sus ingresos y no recibieron ayuda de ninguna índole, cuando la gran mayoría afirmó requerir, cuando menos, el aplazamiento por pago de servicios.

Para las MiPyMEs, muchas de las cuales son altamente vulnerables, el distanciamiento social equivalió a ser un paciente con comorbilidades y sin seguridad social, encerrado en casa y con un coronavirus que día a día se vuelve más grave.

A lo anterior se sumaron las malas decisiones de todo tipo:

  • El distanciamiento social empezó tarde.

  • La política sanitaria estuvo mal encauzada.

  • No hubo medidas contracíclicas.

  • Los apoyos económicos fueron risibles dada la magnitud del problema.

TallentiaMX está sumamente interesada en utilizar la subcontratación para crear trabajos formales y contribuir de ese modo al desarrollo económico y social del país. Por esa razón, además de impulsar la tercerización, desde nuestro lanzamiento hemos llevado a cabo estudios en materia laboral que nos permiten hacer un diagnóstico adecuado de las condiciones del empleo en el país.

Ahora, con el coronavirus, nos hemos visto obligados a redoblar esfuerzos y ayudar así a resolver la crisis que atravesamos.

Por este motivo, hacemos un llamado para aprovechar la subcontratación responsable como un modelo:

  • Que permitirá realizar contrataciones legales y veloces en esta etapa.

  • Que dé seguridad social a las personas.

  • Que ofrezca créditos a la nómina para las empresas.

  • Que solidifique las redes de comercio internacional.

  • Que reduzca la informalidad y la precarización.

  • Que explote esquemas como la capacitación remota, el teletrabajo y el empleo a tiempo parcial.

Un análisis detenido del escenario contemporáneo demuestra que la tercerización, cuando está bien encauzada, contribuye a la recuperación y al desarrollo. Podríamos decir que viene como anillo al dedo.

Tallentia / El Economista

4 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon