• Sol Olvera

La suerte de ‘Napo’ con el número 100


El líder sindicalista jura que le ofrecieron 100 millones de dólares, pero la verdad es que él pidió esa cantidad para acrecentar su riqueza.


Ahora los debe, pero antes los pidió. Napoléon Gómez Urrutia trae algo con el número 100.

Resulta que, en 2006, cuando el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), se autoexilió en Canadá, pues incluso se giró una ficha roja por parte de la Interpol para que fuera detenido, fue porque se robó 55 millones de dólares.

Durante su residencia en Canadá, el líder sindical programaba visitas mensuales con sus subordinados para que le llevaran fuertes cantidades de dinero en efectivo y así pudiera sostener su vida de lujos en aquel país, pero también desde allá coordinaba los chantajes a las empresas mineras para que los trabajadores no se fueran a huelga. Las amenazas alcanzaban los 20 millones de dólares por compañía.

Gómez Urrutia ha tratado de tergiversar la verdad; en su libro “El colapso de la dignidad” que, por cierto, hace público cada que se acerca un aniversario más de la tragedia de Pasta de Conchos, asegura que el gobierno de Felipe Calderón, junto con los principales empresarios mineros de aquel tiempo, le ofrecieron 100 millones de dólares para que no regresara al país y dejara la dirigencia del sindicato nacional de trabajadores mineros.

En su libro, el senador por Morena narra, lo que según él, fueron injusticias, abusos y atropellos en su contra durante los 12 años y medio que estuvo exiliado en Canadá.

La realidad es que, quien exigía 100 millones de dólares por supuesto daño moral a cambio de levantar las huelgas de Cananea, Taxco y Sombrerete, fue Gómez Urrutia, quien además pidió retirar las órdenes de aprehensión en contra suya.

La verdadera razón por la que Gómez Urrutia se autoexilió en Canadá durante casi 13 años fue porque desvió 55 millones de dólares del sindicato que encabeza.

Lo que no cuenta en su libro es que, en mayo de 2018, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) le ordenó repartir entre los trabajadores esos 55 millones de dólares, como derecho de los mineros de participar en los recursos del fideicomiso proveniente del 5% de las acciones de la mina de Cananea pertenecientes al sindicato cuando la empresa fue privatizada.

Hoy, después de 14 años de haber “desaparecido” ese dinero, Napoléon Gómez debe pagar, aproximadamente, 100 millones de dólares, pues según Javier Villarreal Gámez, subsecretario del Trabajo de la CTM, los intereses del tiempo que se ha tardado en cubrir el adeudo ya doblaron la cantidad.

El número 100 sigue cobrándoselas a “Napo”.

22 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon