• Sol Olvera

Legislaciones contra uso de plástico terminan siendo un ecocidio



Alejandra Ramos Jaime, embajadora de la Fundación para la Educación Económica, habla de las iniciativas ecológicas tiradas a la basura.


Las iniciativas legislativas contra el uso del plástico no han considerado los costos al momento de diseñarlas, por lo que no entregan resultados esperados, sostuvo Alejandra Ramos Jaime, economista y embajadora de la Fundación para la Educación Económica (FEE).

En entrevista, la también fundadora del movimiento ecologista #LaSoluciónSoyYo, sostuvo que las iniciativas terminan siendo un ecocidio, porque no se toman en cuenta los costos ambientales de sustituir el plástico por otras alternativas más contaminantes.

“Según estudios de la Agencia Ambiental del Reino Unido, una bolsa de tela debe de ser usada más de 300 veces y una bolsa de papel debe usarse hasta siete veces, solo para justificar el impacto ambiental de su producción con respecto a una bolsa de plástico, usada para la basura.”
Alejandra Ramos Jaime, embajadora de la Fundación para la Educación Económica.

La economista ambiental asegura que en México se tiene una “pésima” gestión de residuos, porque no se recolectan 16 mil toneladas de basura diariamente, las que permanecen en las calles o alcantarillas.

87%

de los destinos de finales de basura en México son tiraderos a cielo abierto y no cumplen normas ambientales mínimas.



El plástico es más ecológico que sus sustitutos

Ramos Jaime asegura que se malentiende el problema de la contaminación plástica, porque esto es un síntoma de un problema mayor.

“Estamos viendo el síntoma de un problema como el problema general. El problema es la pésima gestión de residuos. En México, el plástico sólo es el 11 por ciento de los residuos, en realidad, la mayor parte son restos de comida y jardín, incluso, el papel y cartón están por encima del plástico”, sostiene.

Asegura que se malentiende la forma de atacar el problema ambiental: “Se tratan de aplicar políticas paliativas, pero al final empeoran el resultado, porque lo que hacemos es remplazar un material por otro que es potencialmente más contaminante”.


52%

de los residuos en México son orgánicos.


¿Quién es responsable de esto?

La embajadora de la FEE propone clarificar en una ley las responsabilidades del propietario de los residuos para responsabilizarlo de gestionarlo ambientalmente.

“Todos somos responsables de lograrlo en algún punto. Es decir, los fabricantes son los propietarios de los materiales cuando los producen, los comerciantes al venderlos, nosotros al consumirlo, y el Gobierno desde la recolección a la disposición final”, dice.

Para realizar una bolsa de papel necesita 4.7 veces más agua y 3.1 de gases de efecto invernadero que para hacer una bolsa plástica.

Asegura que en el país no se tienen las instituciones para ver los residuos como un insumo para una segunda cadena productivo.

“Nosotros tratamos nuestros residuos como un gasto, un gasto oneroso. Desde la recolección es muy costoso, y lo terminamos dejando en tiraderos a cielo abierto o, en el mejor de los casos en un relleno sanitario, sin ningún tipo de beneficio.”

La economista ambiental sostiene que las bolsas de plástico no son el problema, “El problema es la conducta que nosotros tenemos con respecto a nuestros residuos, las fallas que tenemos sobre nuestros residuos”.
Alejandra Ramos Jaime, embajadora de la Fundación para la Educación Económica.

Pone como ejemplo una bolsa de plástico que todos hemos visto alguna vez volando por un fuerte viento, y dice que es claramente un contaminante, pero se vuelve un aliado cuando se usa para recolectar basura y desechos. “Sigue siendo la misma bolsa, pero lo que cambia es la conducta que nosotros ejercemos sobre ella”, afirma.

Asegura que existe una equivocación en la forma de abordar el problema y las fallas son persistentes en todo el sistema de administración de basura en México, porque se evita hacer responsables sobre el tema. Sólo así se podría decir que se combate a la contaminación, no sólo de bolsas y plásticos, sino de papel, electrónicos, aluminio, baterías y un largo etcétera.



8 views0 comments