• Sol Olvera

Les falta justicia a las mujeres karatecas


En Estados Unidos se ha castigado a quienes han abusado de las deportistas, ¿y en México?

¿Qué tiene Estados Unidos que no tenga México? Eso deben preguntarse las deportistas que han sido ofendidas y hasta abusadas sexualmente por sus entrenadores.

El pasado mes de abril, Maggie Haney, ex entrenadora de gimnasia de Estados Unidos, fue suspendida durante ocho años por abusos verbales y maltrato a atletas.

Siendo dueña del centro de gimnasia MG Elite en Morganville, Nueva Jersey, donde entrenó a Laurie Hernández, quien ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016; y a Riley McCusker, quien se llevó el oro en el Campeonato del Mundo de Doha 2018, Maggie Haney fue castigada por maltratar a los deportistas.

En 2018, el ex médico del equipo de nacional de gimnasia de Estados Unidos, Larry Nassar, fue condenado hasta a 125 años de prisión por abusar de muchos atletas desde 1991.

En enero de 2017, 18 mujeres presentaron una demanda alegando que Nassar abusó de ellas; a esa lista siguieron más nombres de niñas y adolescentes.

Los crímenes de este abusador sexual son tan sonados que ya se contaron en un documental llamado “Athlete A” (de Netflix), así, el brillante mundo de la gimnasia olímpica de Estados Unidos se vio opacado por las historias de más de 300 atletas que denunciaron a este médico del deporte.

Como todas esas deportistas, aquí en México muchas mujeres y niños han sufrido de acoso y abuso sexual, son ellos quienes se preguntan ¿qué tiene Estados Unidos que no tenga México?, haciendo alusión a la “suerte” de Pedro Pablo Delgado Orea, fundador de la escuela de karate Tlalocan Karate Do.

Resulta que Pedro Pablo Delgado fue detenido en febrero de 2008 por la Policía Judicial acusado de agredir sexualmente a 10 de sus alumnas de karate en una escuela de la alcaldía Magdalena Contreras.

Aunque las féminas narraron que, mediante amenazas y uso de la fuerza, Pedro Pablo, las acosó e hizo tocamientos en glúteos, senos y genitales por debajo de la ropa durante sus entrenamientos, el profesor de karate quedó libre a los pocos días por falta de pruebas.

No sólo llena de indignación a la comunidad deportiva en México que estos hechos queden impunes, si no que sorprende que la prestigiosa comunidad de karate en México guarde silencio.

La escuela Tlalocan Karate-Do y algunos de sus colaboradores de más alto rango como Miguel Guerrero, fueron cómplices y encubrieron esta red de abusos que al día de hoy permanece sin hacer justicia a sus víctimas.

Inclusive a nivel internacional, el nombre de Delgado Orea permanece como uno de los personajes más reconocidos en México ante la Asociación de Karate de Japón (JKA).

¿Qué estarán haciendo ante eso las organizaciones mundiales en Japón?, ¿estarán enteradas?

¿Qué tiene Estados Unidos que no tenga México?, se preguntan quienes fueron víctimas de abuso sexual por parte de Delgado Orea.

.

10 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon