• Sol Olvera

Napo, el patito feo de la 4T


Varios morenistas han tenido sus diferencias con el líder sindical, y ahora sólo lo quieren ver de lejos.


Como cuando el niño más rebelde de la escuela ha hecho groserías a casi todos los de la clase y ya no quieren que se siente cerca, que escuche sus pláticas ni juegue con ellos, es más, desean que ya se vaya de la institución. Así la historia de Napoleón Gómez Urrutia en la 4T.

El presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado de la República ya tuvo sus diferencias con Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS).

En julio pasado, en una carta, Napoléon acusó a Grupo México de atropellos en complicidad con la STPS, a cargo de Luisa María, la funcionaria estrella del gobierno federal.

Pero antes ha habido varias discrepancias entre ellos, por ejemplo, por el rescate de mineros en Pasta de Conchos, y la disputa por la titularidad del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, un cargo fundamental para la aplicación de la nueva reforma laboral y para dar cumplimiento a los acuerdos de México ante el T-MEC.

El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMRM) también tuvo sus desacuerdos con Ricardo Monreal. En marzo de este año, en el Senado, se pospuso la discusión del dictamen para regular el outsourcing, porque el dirigente sindical rechazó el proyecto elaborado por la mesa de alto nivel, y el cordinador de Morena, dijo que el proyecto de dictamen elaborado por la mesa de alto nivel se mantendría.

Y, siguiendo con el tema del salón de clases donde ya no quieren a Napito, lo peor que le pudo pasar es que ni con el maestro (Andrés Manuel López Obrador) la lleva bien, pues desde Palacio Nacional, el presidente de México frenó las dos iniciativas de los temas más importantes para el líder sindical: la ley anti outsourcing y la que regula la actividad minera.

Por si fuera poco, muchos morenistas no están muy convencidos de que los antecedentes de Napo ayuden a la Cuarta Transformación, pues los temas de los 55 millones de dólares que debía a sus agremiados, su autoexilio en Canadá, desde donde movió hilos durante varios años para seguir recibiendo dinero, y las extorsiones a empresas mineras, no se le olvidan a la gente tan fácilmente.

En el salón de clases de la 4T, de manera extraoficial se sabe que senadores, diputados y funcionarios del gabinete de la 4T han pedido que, rumbo a las elecciones del 2021, Napoleón se ponga un candadito para que afecte los resultados.

4 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon