• don urbano

Naucalpan con deudas al cuello Nuevo Plan de Desarrollo Municipal debe incorporar sostenibilidad


Hace unos días trascendió que el Órgano Superior de Fiscalización del Edomex reportó que el municipio de Naucalpan de Juárez tienen adeudos en pasivos por un monto superior a los 3 mil 174mdp.


El municipio ha transitado por problemas económicos en los últimos años derivado de la disminución de ingresos y problemas de crecimiento urbano que impiden captar más recursos.


El desarrollo de un nuevo Plan de Desarrollo Urbano Municipal abre la puerta a impulsar desarrollos urbanos en línea con metas de sostenibilidad.


Actualmente la administración que encabeza Angélica Moya Marín se encuentra inhabilitada para contratar nuevos créditos que contribuyan a sanear las finanzas de la alcaldía.


Dicha situación se da en un contexto donde Naucalpan no cuenta con normativa para regular y coordinar el desarrollo urbano. La nueva administración dejó sin efecto el Plan Municipal de Desarrollo Urbano.


El PMDU es la base normativa sobre la cual se integra la cartografía de riesgos, zona de restricción, vialidades, zonas de vivienda y tablas de usos de suelos.


Adicionalmente, una de las finalidades de un Plan Municipal de Desarrollo Urbano permite guiar, a mediano y largo plazo, el crecimiento urbano de la ciudad.


Desde hace décadas Naucalpan se encuentra confinado al 43% del espacio disponible y ello ha derivado en problemas como la expansión de asentamientos irregulares, inseguridad, abasto de agua y deficientes servicios de manejo de residuos.


El costo de mantenimiento de la infraestructura urbana disponible, misma que décadas atrás la hizo competitiva y atractiva, al municipio de Naucalpan se ha incrementado.


Dicho factor en conjunto con la necesidad de inversión para su reemplazo y modernización son dos motivos que han propiciado la decadencia del municipio mexiquense.


¿La alternativa?


La administración de Angelica Moya debe revertir esta tendencia apoyándose en la colaboración con la ciudadanía y la iniciativa privada.


En Naucalpan ya existen desarrollos urbanos que han actuado de forma responsable e incorporan elementos técnicos para cuidar el medio ambiente y facilitar las dinámicas sociales.


Por ejemplo, miles de familias en los municipios de Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla y Naucalpan se abastecen de agua por medio de la Presa Madín.


Sin embargo, se ha reportado que existen descargas ilegales de aguas negras y que el cuerpo de agua padece de estrés hídrico.


Por ello, la iniciativa privada (en particular una empresa desarrolladora) busca reducir la dependencia al agua de la Presa Madín y al mismo tiempo contribuir a su recarga aprovechando los escurrimientos urbanos que se generan durante las lluvias en condiciones normales.


De acuerdo a estudios técnicos realizados es posible descargar anualmente 245,025 metros cúbicos a la Presa Madín mediante sistemas de captación que retengan el agua de lluvia (para evitar se mezcle con aguas negras) e incorporen al río San Juan.


El proyecto contempla que en las vialidades principales haya una red de drenaje pluvial con 16 puntos de descarga distintos, de los cuales 11 se conducen al Río San Juan, 4 se dirigen al Río Tlalnepantla y 1 descarga a una cuenca diferente.


Adicionalmente, con sistemas de captación pluvial en 6 meses se pueden generar 44,048 metros cúbicos. Sería posible recuperar al mes un promedio de 4,404.6m3, que a su vez representa la demanda diaria de al menos 978 personas.


Naucalpan puede retomar estas buenas prácticas y compaginarlas con elementos de desarrollo sostenible.


El gobierno del Estado de México cuenta con un manual para la elaboración de los Planes de Desarrollo Municipal 2022-2024 en donde se contempla a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.


La incitativa privada ya ha dado un atisbo de ir en esta dirección y ahora el municipio tiene la oportunidad de cambiar en positivo.




199 views0 comments