• Sol Olvera

Perturbador abuso sexual a menores por parte de sus más cercanos: los profesores


La tasa de violación de niñas y niños en México es de mil 764 por cada 100 mil, de acuerdo con el Inegi.


El pasado mes de febrero, la Fiscalía de Morelia detuvo a un maestro de taekwando por el delito de abuso contra una menor de edad, aprovechándose de su función de mentor, un caso que no es aislado en el deporte.

Lamentablemente, las leyes mexicanas poco protegen a los menores, porque lo que está tipificado es el abuso sexual de niñas, niños y adolescentes no como delito grave, además de que es difícil de probar y prescribe a los pocos años.

La tasa de violación de niñas y niños en México es de mil 764 por cada 100 mil, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Además, cinco mil de cada 100 mil sufren tocamientos.

Otro caso aberrante es el protagonizado por el pseudo profesor de karate, Pedro Pablo Delgado Orea, en 2008, quien a pesar de ser acusado de abusar de al menos ocho alumnas de una escuela de artes marciales en la colonia Pedregal de San Ángel, utilizando amenazas y el uso de la fuerza, quedó en libertad por falta de elementos para procesar.

De nada sirvió el testimonio de hasta diez personas, asentadas en la averiguación previa FDS/FDS/-6/T3/114/08-02, que lo señalaban de abuso sexual durante las horas de entrenamiento, hechos que presuntamente ocurrieron en diferentes años, entre 1999 y diciembre de 2007.

El Juez 19 Penal del Reclusorio Oriente dictó auto de libertad al profesor de karate acusado de alumnas, ante la falta de elementos probatorios.

Según el reporte de la Policía Judicial, varios de los ataques ocurrieron en el interior de la escuela de monjas Sagrado Corazón de Jesús, de educación Media Superior, en la Delegación Magdalena Contreras.


Las afectadas acudieron a presentar su denuncia a la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y los agentes comenzaron una investigación que concluyó en la captura.


De acuerdo a las averiguaciones, en una ocasión violó a una de las jóvenes en un salón para maestros de la escuela de las religiosas con el pretexto de que iban a dialogar sobre un torneo de karate. Mientras que en otras oportunidades citaba a sus alumnas en parques o cafeterías para darles consejos sobre problemas con sus novios, pero las sometía y violaba.


Las acciones del profesor de karate sacudieron a la comunidad deportiva de la Ciudad de México, pero el cerrado circulo de la disciplina guardó silencio ante uno de los miembros que fundaron la escuela Tlalocan Karate-Do.


Peor aún, algunos de sus colaboradores de más alto rango como Miguel Guerrero, fueron cómplices y encubrieron esta red de abusos que al día de hoy permanece sin hacer justicia a sus víctimas.

A pesar del oscuro pasado de Delgado Orea, la Federación Internacional de Karate Shotokan (ISKF) sigue sin pronunciarse al respecto. ¿No quieren o no pueden dar realizar un precedente histórico en su deporte?

8 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon