• Sol Olvera

PGR relaciona a Napo con el Cártel de Juárez y Alonso Ancira Elizondo


Desde 2006, hubo una investigación por presunto fraude de Napoleón Gómez Urrutia.


Acumular su fortuna en cuentas bancarias del extranjero, como Estados Unidos, Inglaterra, Suiza y otros países de Europa, así como en paraísos fiscales, pero también hacer alianzas con personas no gratas para la Cuarta Transformación, esos son los hobbies de Napoleón Gómez Urrutia, quien ya desde 2006, es investigado por sus relaciones con Alonso Ancira Elizondo.

De acuerdo con el expediente de la averiguación previa UEIDFF/FINM02/64/2006, con fecha del 15 de febrero del mismo año, la PGR sostiene que Napoleón Gómez Urrutia y otras 27 personas relacionadas con él son probables culpables del delito de fraude al disponer indebidamente de 55 millones de dólares propiedad de los trabajadores y después ese dinero fue transferido por los circuitos financieros de México a cuentas privadas en bancos extranjeros para evitar que dichos recursos pudieran ser rastreados por la autoridad, con lo que se configuró el delito de blanqueo de capitales de procedencia ilícita, informó en ese año el periodista Miguel Badillo.

Así es, desde 2006, según las investigaciones de la PGR, Napoleón dispuso de 55 millones de dólares que no le pertenecían para depositarlos en cuentas bancarias a nombre del sindicato y de ahí repartirlos arbitrariamente entre trabajadores, extrabajadores, cómplices y familiares, y a su nombre y de terceras personas, prestanombres en el extranjero.

35 de esos 55 millones de dólares los ocultó fuera del país, a través de maniobras financieras.

En su columna publicada en oficiodepapel.com.mx, el periodista escribe que, entre los involucrados en el fraude a los trabajadores mineros destacan familiares de Napoleón, como su esposa Oralia Casso Valdez, quien según la PGR encubre, sirve prestanombres, participa en las decisiones del sindicato, maneja grandes cantidades de dinero en efectivo para apoyar actividades ilegales y utiliza a familiares como prestanombres.

Tadeo Casso Valdez, cuñado de Napito, es prestanombre en la empresa Excelencia Numismática y era director de la sucursal Legaria de la Casa de Moneda cuando Napoleón Gómez Urrutia era su director general y traficaba con materiales extraídos ilegalmente de la Casa de la Moneda, según la PGR.

Ernesto Gómez Casso, hijo del líder minero, está relacionado con drogas, de acuerdo con el expediente de la PGR, y también recibió fuertes cantidades de dinero procedente de las cuentas del sindicato, además de ser uno de los operadores de las actividades ilícitas, sostiene Miguel Badillo en su columna.

Las investigaciones judiciales apuntan que Gómez Casso es inversionista y esa actividad lo ha relacionado con Reséndez, considerado el cerebro financiero del Cártel de Juárez, a quien le fondeó recursos de una papelera de su propiedad Laskim al restaurante Mirabau, propiedad de Gómez Casso.

Humberto Felipe de Jesús Torres Kuri, cuñado del líder petrolero y esposo de María de Lourdes Casso, también prestanombre de actividades ilícitas.

Alejandro Gómez Casso, otro hijo del líder y quien trabajo en la empresa Altos Hornos, tiene junto con la esposa de Napoleón la mayor influencia en el líder y es el contacto con los empresarios Sergio y Raúl Gutiérrez Muguerza y Alonso Ancira Elizondo, quienes sirvieron para que el líder estableciera acciones para fortalecer al sindicato y a su líder a costa de otras empresas mediante entregas de dinero para financiera en forma ilegal campañas sindicales en perjuicio de otras empresas de la industria minera y de la siderurgia.

Santiago Garza es prestanombre y amigo cercano del líder Napito, socios en una casa de campo en el estado de Morelos y su empresa Comextra de traslado de valores se ha visto favorecida con las influencias del líder Salomón Gómez Urrutia, quien amedrenta a sus clientes a través del sindicato.

El empresario Rodolfo alias “Rudy” Montalvo, radicado en la ciudad de Mc Allen, Texas, amigo y socio del excerebro financiero del Cártel de Juárez, Eduardo Reséndez, quien fue asesinado. La amistad entre Napoleón, Montalvo y Reséndez se inició, según la PGR, desde finales de los años 70, cuando Reséndez era asesor de Javier Lobo, dueño de la empresa Protexa y el líder minero era director general de la Casa de Moneda. Montalvo y Napito continuaron su relación de negocios con la compra venta de metales preciosos sustraídos de la Casa de Moneda, informa Miguel Badillo en su columna.

De acuerdo con la investigación de la PGR en 2006, los empresarios Sergio y Raúl Gutiérrez Muguerza, y Alonso Ancira Elizondo eran asesores financieros de Napito y hacían entrega de dinero para favorecer a sus empresas y lograr que el sindicato perjudique a otros grupos empresariales competidores y así ganar participación en el mercado.

Jorge Claudio Leipen Garay fue reclutado por Napoleón cuando dirigió Sidermex y ahora es prestanombres del líder minero, pues no reporta ingresos fiscales desde hace varios años; sin embargo, tiene inmuebles y cuentas bancarias con saldos y movimientos elevados.

191 views

Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon