• Sol Olvera

Por esta razón el SAT y la UIF tiene en la mira al 'padre del outsourcing'


Sergio Castro López y 'Los Carlos' han evadido a las autoridades a través de Business Art Group.


En la columna “La otra corrupción: el ‘Business art’ de evadir impuestos en México”, publicada en sdpnoticias.com, Deyvin Ramírez Galve habla de cómo está trabajando el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para acabar con la corrupción.


Asegura que no es una tarea sencilla, “porque el cáncer está enquistado hasta lo profundo del sistema político y en la sociedad”, pero que una de las formas más eficientes en la que los ciudadanos participan en el combate a este problema que nos afecta a todos, es mediante el fortalecimiento de los canales institucionales de denuncia pública.


Deyvin Ramírez resalta la importancia de que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) anunciara que este gobierno no va a solapar a los llamados “factureros”, empresas que se dedican al outsourcing y al lavado de dinero de la delincuencia organizada, y que evaden el fisco causando graves afectaciones a las arcas públicas. Esa corrupción tampoco debe tolerarse.


El columnista escribe sobre “Business Art Group”, una red de empresas internacionales que es fachada y que opera en diversos países de CentroAmérica, Sudamérica y El Caribe, para ocultar la riqueza mal habida o lavar dinero.


Recuerda que el diario “En Cambio”, de Quintana Roo, publicó denuncias que prendieron los focos rojos a las autoridades sobre el esquema de trabajo de esas compañías y fue uno de los medios que destacó la confirmación de que esas autoridades, que con el PAN y el PRI los protegían, han iniciado procesos formales contra varias personas, entre ellos Sergio Castro López, el llamado “padre del outsourcing”, así como de los hermanos Víctor Manuel y Alejandro Álvarez Puga.


Afirma que “En Cambio” reporta que está documentada la existencia de la red de factureros, y que entre las 150 firmas se encuentran la de Castro López, quien presuntamente habría logrado construir un imperio de oficinas a lo largo del país, entre ellas, la empresa Inteligencia de Negocios (IDN), una fachada para el lavado de dinero presuntamente del narcotráfico y el huachicoleo, y para la evasión fiscal.


Carlos Duprat y Carlos Sala del Rivero, llamados “Los Carlos”, son famosos por la vida de jeques árabes que se dan en Cancún y en el mundo, trasladándose en aviones privados. Estos personajes han montado un esquema de evasión similar al de los “Panamá Papers”, a través de una empresa filial a Inteligencia de Negocios, a la que cínicamente han llamado “Business Art Group”, el arte de hacer negocios… evadiendo impuestos, destaca Deyvin Ramírez.


15 mil euros al día pagan “Los Carlos” a donde viajan, y donde rentan lujosos yates.


El columnista está a favor de que estos factureros rindan cuentas ante la justicia, “porque el país necesita de esos impuestos que ellos le niegan al SAT, bajo triquiñuelas contables pseudo legales”, y comenta que ese dinero lo necesita el gobierno de López Obrador para seguir manteniendo los programas sociales y las obras con las que la Cuarta Transformación ayuda como prioridad a los más pobres de México.

13 views0 comments