• don urbano

Pymes bajo el agua, Urge Apoyo Fiscal


Inegi presentó la tercera edición de la encuesta sobre el impacto generado por el Covid-19, el instituto informó que dos de cada tres establecimientos (66.3%) consideraron que la principal política de ayuda contra la crisis sanitaria es el apoyo fiscal.


Esta es la proporción más elevada de la que se tenga registro. En la primera edición, correspondiente a abril de 2020, las respuestas de apoyo fiscal eran equivalentes a 61.2%, mientras que en la segunda, en agosto del año pasado, crecieron a 61.3%.


En noviembre de 2020, Banco de México informó que las medidas fiscales discrecionales de apoyo que aplicaron economías avanzadas fueron por 20% del PIB de ese grupo de países, mientras que la respuesta de la mayor parte de los emergentes (de ingresos medios) fue de sólo 6%.


En México, la proporción incluso fue más baja que el promedio de mercados emergentes.

Este menor apoyo se reflejó en la encuesta de la tercera edición del Inegi, porque muchas de las unidades que sobrevivieron a la crisis sanitaria lo hicieron sin recibir ningún tipo de ayuda.


En abril del año pasado, 7.8% de las unidades económicas no recibieron respaldo; para agosto de ese ejercicio la proporción bajó a 5.9%, y en febrero de 2021 se achicó a sólo 3.8%.

Otra medida de auxilio que los negocios en México indicaron clave para que su operación fluyera fue la transferencia de efectivo, con 34.1% de respuestas.


En la edición uno de la encuesta la contestación fue de 41.3% y para la segunda de 34.4%.


El aplazamiento de pagos a créditos o servicios también fue otra acción que las empresas pusieron, con 31.4% de las opiniones. En la primera encuesta el porcentaje fue de 41.3, mientras en la segunda se situó en 34.4.


En menor medida pidieron acceso a créditos nuevos, con 30.2% de las contestaciones.

Algunas unidades tuvieron menor acceso a servicios financieros por varios obstáculos. El más mencionado fueron las altas tasas de interés que se cobran, con 51.5% de respuestas, seguido de la falta de disposición de proveedores para dar crédito, con 44.5%, así como el alto riesgo de no pagar adeudos, con 38.2%.


De acuerdo con datos del Inegi, se calcula que más de un millón de establecimientos desaparecieron el año pasado a consecuencia de la pandemia del Covid-19.


De las aún sobrevivientes en esta encuesta, 85.5% (1.6 millones) reconocieron que la crisis del virus les generó algún tipo de afectación a su negocio.


La disminución de ingresos fue el principal tipo de impacto reportado, así lo indicaron 73.8% de las empresas. En la primera edición, 85.1% señalaron esta afectación y en la segunda 79.2%.


Otro daño que las unidades reportaron fue la baja demanda en su negocio, con 50.2% de respuestas. La escasez de insumos y productos fue tercero, con 29.2%.


A consecuencia de los efectos de la pandemia en los negocios mexicanos, 16.6% tuvieron que aplicar cierres temporales o paros técnicos. En promedio reportaron 15 días en congelamiento.


Las expectativas de las empresas sobre el tiempo en que podrán operar con el nivel actual de ingresos reportó una mejora en la tercera edición respecto a las anteriores, aunque varía de acuerdo con el tamaño de la unidad.


A escala nacional, 44.2% de los establecimientos en febrero de 2021 consideraban que podrían continuar en funcionamiento de 12 meses a más.


De tres meses a menos de 12 meses, la proporción fue de 46.3%, mientras que la opción de menos de tres meses tuvo respuesta de 9.5% de unidades.


De las expectativas de ingresos para los próximos seis meses, considerando un escenario regular, 28.7% de empresas esperan un aumento. En cambio, 53.8% contestaron que permanecerán igual y 17.5% piensan que disminuirán.


Por otra parte, 4.2% del total de empresas esperan que el personal ocupado en la empresa disminuya en los próximos tres meses a la aplicación de la encuesta en marzo de 2021, mientras que 86.4% prevén que permanezca igual y 9.4% que aumente.



2 views0 comments