• don urbano

Transición energética necesita de minerales, México tiene mineras de buenas prácticas ambientales


TRANSICIÓN AMBIENTAL Y ENERGÉTICA REQUIERE AMPLIAR EL USO DE MINERALES. EN MÉXICO EXISTEN MINERAS CON BUENAS PRÁCTICAS AMBIENTALES Y SOCIALES.


Cada día cobra más fuerza una recuperación verde cuyo eje se encontraría en la transición energética. Sin embargo, los sistemas de transporte y las fuentes de energía con bajas emisiones conllevan un uso intensivo de minerales.


La minería puede desempeñar un papel importante en la recuperación y la transición hacia un nuevo estilo de desarrollo a favor de la reversión y mitigación del cambio climático.


En América Latina y en México, la minería ha sido una actividad productiva importante.


El aumento de la demanda de minerales viene acompañado de mayor responsabilidad social y ambiental, México no es la excepción pues existen empresas mineras que van en esta dirección y cuyas prácticas debemos fomentar.


La actividad minera trae consigo diferentes beneficios a las comunidades en las que se desarrolla dicha actividad. Cifras del INEGI estiman que las actividades mineras representan el 18.2 % del Producto Interno Bruto (PIB) industrial y el 2.4 % del PIB nacional.


Entre los efectos positivos está el incremento de los ingresos de la población, al igual que el aumento de otras actividades productivas y comerciales, resultando en una mejor calidad de vida.


En México, los mineros que tienen un empleo fijo perciben ingresos por encima de la media nacional.


Para el desarrollo de la actividad minera es común ver la generación de infraestructura, como caminos, carreteras, redes de agua potable y líneas de conexión eléctrica.


Además, se realiza la ampliación de servicios de salud y educación, que no sólo benefician a los trabajadores de las empresas sino también a sus familias y a la población en general de la región.


En México podemos encontrar varios casos donde empresas mineras realizan acciones a favor de las comunidades y del medio ambiente.


En Morelos una empresa minera impulsó un convenio de colaboración con agrupaciones vecinales y como resultado se realizó la construcción y operación de un reservorio de 5,000 m3.


El trabajo en conjunto con la comunidad y con CONAGUA ha permitido tener un uso más eficiente y un mejor aprovechamiento del agua, con significativos ahorros en regadíos.


Mientras que las familias de la localidad se han visto beneficiadas con la disponibilidad del líquido y la generación de empleos locales.


Al sur del país, la Minera Cuzcatlán en Oaxaca comenzó sus operaciones en 2011 y beneficia anualmente a más de 30 mil personas. La empresa minera ayudó a la disminución de la migración. Además, tiene acuerdos con autoridades municipales para mejorar la educación, salud e infraestructura.


Desde el 2011 ha ejecutado más de 200 millones de pesos a través de convenios municipales para inversión social en San José del Progreso, buscando el progreso y desarrollo de las comunidades cercanas.


Además del continuo trabajo en conjunto con la Unidad Médica Familiar 27 del IMSS Oaxaca y el Ayuntamiento colaboran en la campaña contra el COVID-19.


La transición hacia un mundo verde requiere la articulación de cadenas de suministro de recursos minerales que sean sostenibles y responsables con las poblaciones de los territorios de extracción y que generen un equilibrio entre la protección del valioso medio natural (la biodiversidad, el agua y los ecosistemas), la explotación minera y los derechos de las poblaciones y comunidades locales.


En México ya existen empresas mineras que van en esta dirección y cuyas prácticas debemos fomentar.

64 views0 comments